Cerveza y orina, dos elementos que van de la mano

Views

Vivimos en tiempos convulsos, el cambio climático, señalado por muchos (e ignorado por otros tantos), tendrá una repercusión inmediata en nuestro medio ambiente, afectando de manera directa a nuestra bebida preferida, la cerveza. La frase que circula alrededor del mundo “cuidemos el agua, porque sin ella no hay cerveza” es cierta. Por ello, Nørrebro Bryghus decidieron juntar la cerveza y la orina en una de sus bebidas. ¿Cómo lo ven?

Esta cervecería recolectó, durante un festival de rock 13, 200 galones de orina (49967.44 L) que se usaron para fertilizar los campos de cebada con los que hicieron la cerveza Pisner (con un nada sutil y obvio juego de palabras). Nørrebro Bryghu se convirtió hace unos años en una cervecería completamente orgánica y se han dedicado a buscar formas cada vez más sustentable sus productos. Como unir a la cerveza y la orina. Históricamente, los fertilizantes y los desechos orgánicos son casi sinónimos. Entonces, ¿por qué tanto ruido?

Ya sea por su sabor, según las calificaciones de Rate Beer o por tratarse campaña de ventas enmascarada de un proyecto verde (a pesar de haber sido presentada en el Consejo danés de Agricultura y Comida como parte de un proyecto llamado beercycling), Pisner ha recibido muchas críticas, tanto favorables como desalentadoras. Los límites son todavía difusos. ¿Es mercadotecnia? ¿Es un proyecto que busca la sustentabilidad? ¿O sólo se trata de generar polémica?

Nosotros nos cuestionamos, en México, cuántas cosechas no son regadas con aguas residuales o son fertilizadas con químicos dañinos para la salud humana. La cerveza y la orina, elementos que siempre han ido de la mano, son quizá más compatibles de lo que nosotros creemos. La verdadera pregunta que los especialistas deben hacerse es sobre si nuestros desechos líquidos afectan el sabor de la bebida. Si no es así, la verdad es debería de sorprendernos o darnos asco. ¿No es hora de regresarle algo a la Tierra, después de todo lo que nos ha dado?

 

 

 

Cerveza y orina, dos elementos que van de la mano