La cerveza en la Baja

Views

Antecedentes

Entre 1540 y 1560 se otorgó la primera cédula real para la producción de cerveza en la Nueva España; se tiene el registro de don Alfonso de Herrera en la localidad de Ameca, ahora estado de México.

Sin embargo, durante la época de la colonia y fechas posteriores la cerveza no fue una bebida popular en los territorios mexicanos. Se tomaban bebidas fermentadas a base de los productos endémicos de las colonias. La chicha, el tejuino y el pulque, entre otras. Eran las preferidas de las clases populares. La importación y el traslado de cebada malteada, levaduras y lúpulos, hacían onerosa la producción y venta de la cerveza.

En las colonias inglesas de América, esta bebida sí era popular, pero trasladar los insumos o el producto terminado a través de la parte norte de la Nueva España era, además de difícil, muy peligroso.

Durante la época de las guerras de Independencia y posteriormente las de Reforma, la bebida tampoco tuvo un consumo significativo. En el Porfiriato, con la llegada del ferrocarril, el país (como otros tantos) se dispuso a dar el salto de la economía agrícola a la industrialización. Los cultivos tecnificados, el surgimiento de las grandes fábricas y los apoyos bancarios provocaron que se instalaran empresas dispuestas a satisfacer el consumo masivo de una población cada vez más diversa.

Las primeras cervecerías

Para finales del siglo XIX, algunas cervecerías de producción industrial iniciaron sus operaciones, entre ellas la cervecería Cuauhtémoc en Monterrey y otras que han desaparecido y que fueron instaladas a lo largo y ancho de la joven República.

En Baja California, inició el siglo XX con la Cervecería del Norte, en la ciudad de Ensenada. Se tienen pocos registros de ella, pero hemos podido saber de su existencia por sus escrituras notariales. Posteriormente abrió sus puertas la Cervecería Ensenada, en la ciudad del mismo nombre. Estuvo en la calle de Riverol en el centro de la ciudad. No sabemos por qué cerró sus puertas ni cuando lo hizo.

Sin embargo, para 1920, en plena ley seca en el vecino estado de California, abrieron en Mexicali dos cervecerías: la Cervecería Azteca en la ciudad de Mexicali Baja California; y en 1923, inició sus operaciones la legendaria Cervecería Mexicali, ambas aprovecharon las aguas del rio Colorado y la prohibición en USA.

Los americanos venían a la Baja a beber alcohol y las ciudades se llenaron de casinos, hoteles, hipódromos, restaurantes y cantinas para responder a la demanda de consumo de alcohol local y foráneo. Al cesar la prohibición en USA, la cervecería Azteca se trasladó al estado de California y la Mexicali se posicionó como la cerveza más vendida en el noroeste mexicano.

En los años cuarenta, surgen las cervecerías Tecate y Tijuana en la ciudades del mismo nombre, quienes encontraron un mercado ávido de cerveza en lata para abastecer a las tropas acantonadas en la base naval de San Diego Ca. durante la guerra del pacífico.

Pero, entrando los años setenta, las políticas económicas del país dividieron los sectores productivos en duopolios. El sector cervecero quedó compartido en dos grandes monstruos: Cuauhtémoc–Moctezuma (CM) y grupo Modelo. CM decide cerrar la cervecería Mexicali y operar exclusivamente con la de Tecate que previamente había adquirido. La Tijuana había cerrado con anterioridad.

Cervecería Rio Bravo

Desgraciadamente, nada nuevo sucedió en el sector cervecero mexicano durante prácticamente 30 años a excepción del enorme crecimiento de estas dos empresas.

Los años noventa iniciaron su actividad económica con las bondades poco exploradas del tratado de libre comercio entre México y América del Norte. Es ahí cuando los cerveceros del país consideran la posibilidad de instalar las primeras cervecerías independientes, al disminuirse los aranceles para la importación de insumos y equipo cerveceros.

En Monterrey se oye de Sierra Madre y Casta; en la ciudad de México, de Santa Fe; o Potro, en Guanajuato. Pero por cuestión de meses, la primera cerveza independiente, es producida en la Cervecería rio Bravo, en la ciudad de Tecate, Baja, California, cuya capacidad comprendía un BH de 30 BBls. La fecha, 26 de junio de 1997.

Me tocó coordinar los trabajos de instalación y puesta en marcha de esta cervecería, una iniciativa de dos americanos y un mexicano que fundaron la empresa American Brewing Co.. Previamente, el grupo había instalado una cervecería en Hong Kong, la Dragon Back. Otra más en Irlanda, la St. Patick, y finalmente, la cervecería Rio Bravo.

Esta cervecería tenía varias ventajas. Era la primera independiente en 30 años de un duopolio draconiano en México. Vecina del estado de California USA y diseñada para la exportación. Instalamos un equipo de la JV Northwest, una envasadora isobárica de 4 cabezas y una pasteurizadora aeroglide.

Tuvimos que traer un brew master de Luouisiana, el sr. Brooks Hamaker, ya que era prácticamente imposible encontrar uno independiente en el mercado laboral mexicano.

A pesar de ser una empresa muy pequeña en comparación con las cervecerías industriales, tuvimos la visita de Ogy Bush, heredero de la dinastía de Anhauser Bush, la visita de Scott Coors de la familia de la Coors Brewing Co., y también de Jorge Reich, Head Brew Master de Anhauser Bush, quien supervisó personalmente la elaboración de la cerveza Azteca para el mercado americano.

Conformamos un equipo de jóvenes profesionistas en el área de ciencias químicas y fuimos enviados a las plantas de San Louis Missoury y Golden Co. para ser entrenados en el divino arte de hacer cerveza. En 1998, instalamos una cervecería en la ciudad de Mexicali. Habíamos adquirido el equipo de una empresa que se llamó “la cruda” en la ciudad de Los Ángeles. Se la vendimos e instalamos al grupo de empresas de Mario García Franco, con objeto de producir parte de la Mexicali en esa ciudad y promover la marca. Más tarde esta empresa se convirtió en la cervecería Cucapá.

En 1999, Coors BC adquirió la totalidad de las acciones de cervecería Rio Bravo y esta se convirtió en Cervecería Mexicana. Para entonces ya se encontraban en funcionamiento diferentes cervecerías en México.

El nuevo milenio

A cervecería Mexicana, llegaron Brew Masters de la talla de Tony Gomes, hijo de brasileños nacido en Nueva York y egresado del Siebel Institute y Keith Villa creador de Blue Moon. La cervecería funcionó sin tropiezos hasta el 2005 cuando Coors decide venderla..

En la Baja, Cervecería Tijuana ya operaba normalmente desde 2000 y se instalaron entre 2000 y el 2005, Cucapá en Mexicali, Baja Brewing Co. en los Cabos y Old Mission Brewery en Ensenada, además de Bosinger en un sótano tijuanense.

Durante este lapso, se gestaba en Baja California, y Tijuana en particular, el movimiento más poderoso de la cerveza artesanal en Latinoamérica. Pero eso, es otra historia.

 

Este texto fue escrito por Joel López Corona, fundador de Azteca Craft Brewing y eterno amante, promotor de la cerveza mexicana. Q. D. P.

La cerveza en la Baja