Las cervezas del Mundial: Grupo B

Views

En el segundo grupo del Mundial de Rusia 2018, se enfrentan dos países vecinos marcados con profundos parecidos, pero también diferencias. Los otros dos países, aunque ahora bajo la mirada del islam, si bien tienen restricciones en el consumo del alcohol, y por ende de la cerveza, tienen datos importantes que señalar.

Grupo B

Portugal

Ya sabemos que Portugal es tierra de vinos, pero no por eso quiere decir que no tienen una historia cervecera. Se sabe que en tiempos de los romanos en la provincia de Lusitania se tomaba una bebida hecha con cebada. Sin embargo, la cerveza empezó a ocupar un lugar importante en el gusto de los portugueses hasta el siglo XIX, pues en 1834 se fundó la primera cervecería en Lisboa llamada Fábrica de Cerveja da Trindade.

En la década de los años setenta, las compañías Unicer – Bebidas de Portugal, S.A. y Sociedade Central de Cervejas, S.A., creadores de la Super Bock y Sagres respectivamente, fueron nacionalizadas, para volver a privatizarse en la década de los noventa. Estas empresas tienen bajo su control más de 90 por ciento del mercado cervecero.

Como en muchas otras partes del mundo, la fiebre artesanal está llegando a Portugal y tanto estilos y como marcas se están diversificando.

En ocasiones, en México se puede conseguir la cerveza Super Bock. Aunque no tenemos conocimiento de qué otras cervezas portuguesas se están vendiendo en nuestro país.

España

La cerveza en España como hoy la conocemos se la debemos principalmente a Carlos V (sí, el del chocolate), pues él, originario de Flandes (sí, región cervecera por naturaleza) trajo todo su bagaje cultural a España (incluyendo su pasión por la cerveza) e inauguró a orillas del río Manzanares en Madrid La Real Fábrica de Cerveza. Sin embargo, desde la época de los romanos en la península ibérica ya había algunas bebidas hechas a base de granos llamadas caelia y cerea.

Debido al clima imperante en la península y a sus altas temperaturas el cultivo de vid era idóneo para su crecimiento; además de hacer complicada la conservación de la cerveza, aunado a una precaria economía del Imperio por la financiación de las campañas en sus diversas colonias, se gravó a la cerveza de manera que la gente se alejó de ella.

Hasta el siglo XIX, con la introducción del lúpulo y producción en frío la cerveza tomó mayor auge en España y proliferaron en su mayoría cervezas claras y de baja fermentación. Empresas como Factoría de Cervezas el Aguila (noten que la foto dice que es fábrica de hielos también) fueron creciendo paulatinamente; sin embargo, la guerra civil española supuso una nueva pausa en la industria de la cerveza en España.

Después de que el conflicto armado llegara a sus fin, el comercio cervecero había bajado drásticamente. Durante la década de los sesenta fue el turismo el que propició de nueva cuenta su auge industrial. Hoy España goza de una importante escena de cervezas artesanales que, al igual que su famosa cocina, está traspasando fronteras.

Recomendación:

Mahou Negra: una lager de cuerpo ligero y notas tostadas. Ideal para los días calurosos.

Marruecos

La cerveza en este país de África del Norte fue introducida en el siglo XX por los franceses. A pesar de ser un país con una fuerte influencia islámica, en Marruecos existe tolerancia al consumo del alcohol; aunque eso no les impidió en 2015 vetar la celebración del primer festival de la cerveza a los pocos días de haber salido el cartel.

La mayor productora del país es la Société des Brasseries du Maroc (SBM, sociedad de cerveceros de Marruecos) y producen las cervezas más conocidas del país: Casablanca, Spéciale Flag y Stork Premiere. Además, como en muchos países islámicos, se venden muchas cervezas sin alcohol.

Como bien dice el beersommellier mexicano Eduardo Villegas, el estilo principal consumido en Marruecos es la lager. No los culpamos. Con esos calorones, las cervezas de baja fermentación son la mejor opción.

Para más información lean sobre las cervezas del mediterreáneo sur lean este artículo.

Irán

En la imagen más antigua que se tiene sobre la cerveza se puede ver a un grupo de gente bebiendo de “vaso” en común.

El origen de la cerveza está situado en la tierra de Mesopotamia, actualmente territorio de Irán. En el sitio arqueológico de Godin Tepe se encontraron tarros de cerámica con indicios de una bebida fermentada de cebada. En la actualidad, la venta de bebidas alcohólicas en el país esta vedado por su religión, la musulmana, pero se puede conseguir a un altísimo precio y riesgo, pues las penas por el consumo de alcohol son muy fuertes.

Cerveza, no te agüites, recuerda que nadie es profeta en su tierra.

Las cervezas del Mundial: Grupo B