Las cervezas del mundial: Grupo D

Views

Desde la pampa, en Argentina, pasando por África y Europa, hasta las frías tierras de Islandia, la malta y el lúpulo tienen presencia en diferentes culturas. Algunos países no son expresamente cerveceros, pero sin importar cómo nuestra bebida preferida se ha logrado escabullir entre sus gustos.

Argentina

Como la mayor parte de los países latinoamericanos, la cerveza moderna fue llevada por inmigrantes europeos. En general, estas cervecerías tenían corte alemán o de bohemia, lo que ayudaría mucho a explicar la proliferación de cervezas de baja fermentación en el cono sur. Si bien Argentina tiene entre sus bebidas a la chicha, se trata de un país principalmente vinícola. Aún así, por sus condiciones climáticas, el cultivo de maltas y lúpulos están teniendo un auge importante lo que ha renovado la industria cervecera del país.

Las largas distancias, las malas comunicaciones y la falta de refrigeración, propiciaron la creación en grandes poblaciones de cervecerías. A pesar de que hay un poco de polémica sobre esto, la primera fábrica de cerveza en Argentina se llamó La Zervezería, inaugurada en 1738. En el siglo XIX, la cervecería Bieckert se instauró como una de las más importantes. Su dueño era alemán.

En la actualidad, la cerveza argentina más conocida en el mundo es Quilmes, pero, como mencionamos antes, la proliferación de los nuevos lúpulos de patagonia han brindado al paladar cervecero nuevas creaciones que el mundo debería de poder probar. ¡Ya exporten, por favor!

Islandia

Este pequeño país, cuenta con una curiosa historia cervecera, y triste también, porque por más de más de ochenta años la cerveza estuvo prohibida. Durante su movimiento de Independencia (Islandia era parte del reino de Dinamarca), la cerveza era asociada al país del cual querían separarse, y por ello, era considerada una bebida no patriota. En 1915, y con un 60 por ciento de votantes a favor, el alcohol se prohibió por completo y no fue hasta 1989 que la cerveza se volvió a permitir. Hay que mencionar que en 1933 se votó en contra de la medida y destilados fuertes, como vodka y otro tipo de aguardientes, volvieron a ser legales, aunque la cerveza no.

Para solventar tantos años sin cerveza, los lugareños idearon una forma no muy rica (algunos dirán desagradable) de consumir “falsa cerveza”. Como las bebidas debajo de 2,5% de alcohol estaban permitidas, se producían cervezas de muy bajo contenido de alcohol que después era mezclada con bränvinn, un destilado, que podía ser de papa o granos, parecido al vodka.

Desde 1989, se celebra el 1 de mayo el día de la cerveza en Islandia, pues las restricciones a la cerveza se levantaron ese mismo día. ¡Qué hermoso día para todos los islandeses!

Una de las cervecerías más reconocidas y accesibles fuera de la isla es la Einstöck; cuentan con muchos estilos para satisfacer a todos los islandeses.

Croacia 

Este país balcánico no sólo se distingue por jugar con una playera que nos recuerda a las bolsas de Purina. Sino también por una gran tradición en lo que cerveza se refiere. Se ubica entre las quince naciones que más consumen chela por persona; se estima que un poco más de la mitad de la población adulta son bebedores de este elixir.

A principios de los noventa, Croacia declara su independencia de Yugoslavia (Bosnia y Herzegovina, Eslovenia, Macedonia, Montenegro, Serbia y Croacia). Con la independencia socialista, las grandes compañías cerveceras comenzaron aumentar su producción. Sobre todo las eurolaguer Karlovačko y Ožusjko Psenicno, copando el mercado. Ožusjko es la chela más consumida en esos lares y fiel promotor del futbol, ya que muchos años ha sido la patrocinadora de la selección y de la liga de Croacia. Pertenece a la compañía número uno, Zagrebacka Pivovara (fundada en 1893). Ožusjko es elaborada con trigo y cilantro sin filtrar, lo que hace que su aroma sea herbal completamente. Ligera, refrescante y excelente para acompañar sabores cítricos

Croacia es un país relativamente chico en extensión territorial, no así su producción cervecera. Cuentan con más de una docena de marcas propias, lo que convierte este sector en una actividad muy importante para esta nación. Su producción anual de cerveza ronda los 3,70 millones de hectolitros. Croacia pasa a la siguiente ronda goleando si de beber cerveza se trata.

Nigeria

La historia de la cerveza en África está vinculada a la tierra, creencias y granos de un lugar específico. Se sabe que en este continente, abundaban brebajes preparados por diferentes etnias, hechas a base de mijo, sorgo o, incluso, cebada. La calidad y potencia de cada cerveza varia dependiendo del lugar y la experiencia de quien las prepara.

En la actualidad, la historia de las cervezas modernas (léase, cebada, agua, lúpulo y levadura) comienza en 1946 cuando Nigerian Breweries saca su primera cerveza: STAR LAGER. Además, la cervecería Guiness tiene una planta en el corazón de Lagos (fue la primera fábrica que pusieron afuera de Irlanda y GRan Bretaña) y producen Foreign Extra Stout y Guiness Extra Smooth, entre otras.

Las cervezas del mundial: Grupo D